Declaración de la redacción de “Iskra”

Primera página de la separata Declaración de la Redacción de ‘Iskra’. – 1900


Extraído de Obras Completas de Lenin.

Editorial Progreso. Traducción al Español.

Tomo 4

Digitalizado por Referencia Comunista


DECLARACIÓN DE LA REDACCIÓN DE “ISKRA”

DE LA REDACCIÓN

Al iniciar la publicación del periódico político Iskra consideramos indispensable decir algunas palabras acerca de nuestros objetivos y de cómo comprendemos nuestras tareas.

Vivimos un momento importante en extremo de la historia del movimiento obrero y de la socialdemocracia de Rusia. Los últimos años se caracterizan por una difusión asombrosamente rápida de las ideas socialdemócratas entre nuestra intelectualidad. Al encuentro de esta corriente del pensamiento social marcha el movimiento, surgido independientemente, del proletariado industrial, que empieza a unirse y a luchar contra sus opresores, a tender ávidamente hacia el socialismo. Surgen por doquier círculos de obreros y de intelectuales socialdemócratas, se difunden hojas de agitación local, crece la demanda de publicaciones socialdemócratas, sobrepasando en mucho a la oferta, sin que las intensas persecuciones por parte del Gobierno sean capaces de contener ese movimiento. Las cárceles están repletas y los lugares de confinamiento atestados; casi todos los meses se oye hablar de descubrimiento de organizaciones en todos los confines de Rusia, captura de encomiendas, confiscación de publicaciones y de imprentas; pero el movimiento crece sin cesar, abarca zonas cada día más extensas, penetra cada vez más profundamente en la clase obrera y atrae más y más la atención de la sociedad. Y todo el desarrollo económico de Rusia, toda la historia del pensamiento social ruso y del movimiento revolucionario ruso garantizan que el movimiento obrero socialdemócrata crecerá, a despecho de todos los obstáculos, y terminará por vencerlos.

Sin embargo, de otra parte, el rasgo principal de nuestro movimiento, que salta a la vista de manera especial en los últimos tiempos, es su fraccionamiento, su carácter artesano, valga la expresión: los círculos locales surgen y actúan independientemente unos de otros e incluso (lo que tiene especial importancia) de los círculos que han actuado y actúan en los mismos centros. No hay ni tradición ni continuidad y las publicaciones locales reflejan en todo su volumen ese fraccionamiento, reflejan la falta de ligazón con lo creado ya por la socialdemocracia rusa.

La discordancia entre este fraccionamiento y las demandas originadas por la fuerza y la amplitud del movimiento crea, a nuestro juicio, un momento crítico en su desarrollo. En el propio movimiento se manifiesta con fuerza irresistible la necesidad de consolidarse, de darse una fisonomía y una organización bien definidas; sin embargo, entre los socialdemócratas dedicados a la actividad práctica no en todas partes se comprende la necesidad de ese paso a la forma superior del movimiento. Por el contrario, en sectores bastante amplios se observan vacilaciones del pensamiento, pasión por la moda de “criticar el marxismo” y por la “bernsteinada”, difusión de opiniones de la llamada tendencia “economicista” y el afán, indisolublemente ligado a todo eso, de detener el movimiento en su etapa inferior, el afán de relegar a segundo término la tarea de formar un partido revolucionario que libre la lucha al frente de todo el pueblo. Es un hechoque entre los socialdemócratas rusos se observan semejantes vacilaciones, que el practicismo estrecho, divorciado del esclarecimiento teórico del movimiento en su conjunto, amenaza con desviar el movimiento por un camino falso. Nadie que conozca de modo directo la situación existente en la mayoría de nuestras organizaciones puede dudarlo. Además, existen publicaciones que lo confirman: será suficiente mencionar el Credo -que ha suscitado ya una protesta completamente legítima—, el Suplemento Especialde “Rabóchaya Misl (septiembre de 1899), que con tanto relieve expresa la tendencia que impregna por entero el periódico Rabóchaya Misl, o, por último, el manifiesto del Grupo de Autoemancipación de la Clase Obrera137 , de Petersburgo, redactado en el espíritu de ese mismo economismo”. Y es absolutamente falsa la afirmación de Rabóchee Delo de que el Credo no refleja más que la opinión de personas aisladas, de que la orientación de Rabóchaya Misl expresa únicamente la confusión y la falta de comedimiento de su Redacción, y no una tendencia particular en el propio desarrollo del movimiento obrero ruso.

A la par con esto, en algunas obras de escritores a los que el público lector consideraba hasta ahora, con mayor o menor motivo, representantes destacados del marxismo “legal”138 se observa cada día más un viraje hacia concepciones próximas a la apología burguesa. Resultado de todo ello son esa confusión y esa anarquía que han permitido al ex marxista o, más exactamente, ex socialista Bernstein, cuando enumeraba sus éxitos, proclamar en la prensa, sin que nadie le replicara, que le sigue la mayoría de los socialdemócratas que actúan en Rusia.

No queremos exagerar la gravedad de la situación, pero cerrar los ojos ante ella sería mucho más nocivo. Por eso aplaudimos de todo corazón que el grupo Emancipación del Trabajo haya acordado reanudar su actividad literaria y emprender una lucha sistemática contra los intentos de tergiversar y vulgarizar la socialdemocracia.

La conclusión práctica que dimana de cuanto queda dicho es la siguiente: los socialdemócratas rusos debemos unirnos y orientar todos los esfuerzos a formar un partido fuerte, que luche bajo la bandera única de la socialdemocracia revolucionaria. Esa es, precisamente, la tarea fijada ya en el Congreso de 1898, que fundó el Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia y publicó su Manifiesto.

Nos consideramos miembros de este Partido, compartimos por entero las ideas fundamentales del Manifiesto y le atribuimos una gran importancia como declaración pública de los objetivos del Partido. Por eso, como miembros del Partido, el problema de nuestra tarea más urgente e inmediata se nos plantea del siguiente modo: ¿qué plan de acción debemos adoptar para conseguir una reconstitución del Partido lo más sólida posible?

La repuesta habitual a esta pregunta consiste en decir que es preciso elegir de nuevo el organismo central y encargarle de reanudar la publicación del órgano de prensa del Partido. Pero en el período de confusión en que vivimos, difícilmente sería oportuno seguir un camino tan simple.

Fundar y consolidar el Partido significa fundar y consolidar la unión de todos los socialdemócratas rusos; pero, por las razones ya indicadas, esa unión no puede ser lograda por medio de un decreto, no puede ser impuesta por acuerdo exclusivo de una asamblea, por ejemplo, de representantes; esa unión hay que crearla. Es preciso crear, en primer lugar, una firme unidad ideológica que excluya la divergencia y el confusionismo que reinan actualmente ¡seamos sinceros! – entre los socialdemócratas rusos; es preciso refrendar esa unidad ideológica con el programa del Partido. Es preciso crear, en segundo lugar, una organización dedicada especialmente a mantener los contactos entre todos los centros del movimiento, proporcionar informaciones completas y oportunas acerca de éste y suministrar regularmente prensa periódica a todos los confines de Rusia. Sólo cuando hayan sido creados esa organización y el correo socialista ruso, tendrá el Partido una existencia estable y se convertirá en un hecho real y, por consiguiente, en una poderosa fuerza política. Nos proponemos dedicar nuestras energías a la primera mitad de esta tarea – es decir, a crear una literatura común, fiel sin reservas a los principios y capaz de unir ideológicamente a la socialdemocracia revolucionaria-, viendo en ello una necesidad inmediata del movimiento actual y un paso preparatorio indispensable para reanudar la actividad del Partido.

Como hemos dicho ya, está aún por crear la unidad ideológica de los socialdemócratas rusos, para lo cual es imprescindible, a nuestro juicio, una discusión franca y detallada de las más importantes cuestiones de principio y de táctica planteadas por los modernos “economistas”, bernsteinianos y “críticos”. Antes de unificarse y para unificarse es necesario empezar por deslindar las campos de un modo resuelto y definido. De otro modo, nuestra unificación no sería más que una ficción que encubriría la dispersión existente e impediría acabar con ella de manera radical. Es comprensible, por tanto, que no nos propongamos hacer de nuestro órgano de prensa un simple depósito de concepciones diversas. Por el contrario, lo publicaremos en el espíritu de una orientación estrictamente definida. Esta orientación puede expresarse con una sola palabra: marxismo. Y no creemos que sea imprescindible agregar que propugnamos el desarrollo consecuente de las ideas de Marx y Engels y rechazamos con energía las enmiendas ambiguas, vagas y oportunistas hoy tan de moda gracias a E. Bernstein, P. Struve y otros muchos. Pero al discutir esas cuestiones desde nuestro punto de vista, bien definido, no rechazamos en absoluto la polémica entre los camaradas en las páginas de nuestro órgano de prensa. La polémica pública ante todos los socialdemócratas y obreros conscientes rusos es necesaria y deseable para poner en claro la profundidad de las discrepancias existentes, para discutir en todos sus aspectos las cuestiones litigiosas y para luchar contra los extremismos en que caen inevitablemente no sólo los representantes de distintas opiniones, sino hasta los representantes de distintas localidades o de distintas “profesiones” del movimiento revolucionario. Consideramos incluso, como hemos indicado más arriba, que uno de los defectos del movimiento actual es la falta de una polémica pública entre puntos de vista a todas luces discrepantes, es el afán de ocultar disensiones que atañen a problemas muy serios.

No enumeraremos con detalle todas las cuestiones y temas que comprende el programa de nuestro órgano de prensa, ya que ese programa se deduce de por sí del concepto general de cómo debe ser un periódico político editado en las condiciones actuales.

Procuraremos, en la medida de nuestras fuerzas, que todos los camaradas rusos consideren nuestra publicación como su propio órgano de prensa, al que cada grupo pueda comunicar todas las noticias referentes al movimiento, con el que cada grupo pueda compartir su experiencia, sus puntos de vista, sus demandas de literatura y su apreciación de las publicaciones socialdemócratas; en una palabra, todo lo que aporta al movimiento y todo lo que aprende de él. Sólo con esa condición será posible fundar un órgano de prensa socialdemócrata destinado verdaderamente a toda Rusia. Sólo un órgano así será capaz de llevar el movimiento al anchuroso camino de la lucha política. “Hay que extender los límites y ampliar el contenido de nuestra labor de propaganda, agitación y organización”, estas palabras de P. B. Axelrod deben servir de consigna para definir la actividad de los socialdemócratas rusos en el futuro inmediato, y nosotros adoptamos esa consigna en el programa de nuestro órgano de prensa.

Nuestro llamamiento no va dirigido únicamente a los socialistas y obreros conscientes. Llamamos también a cuantos se sienten aplastados y oprimidos por el actual régimen político y les ofrecemos las páginas de nuestras publicaciones para que denuncien todas las infamias de la autocracia rusa.

Quienes conciben la socialdemocracia como una organización al servicio exclusivo de la lucha espontánea del proletariado pueden considerarse satisfechos sólo con la agitación local y las publicaciones “puramente obreras”. Nosotros no concebimos así la socialdemocracia: la concebimos como un partido revolucionario enfilado contra el absolutismo y vinculado indisolublemente al movimiento obrero. Sólo si se organiza en un partido así, podrá el proletariado, la clase más revolucionaria de la Rusia actual, cumplir la misión histórica que le incumbe: unir bajo su bandera a todos los elementos democráticos del país y culminar con el triunfo definitivo sobre el odiado régimen la lucha que han sostenido tenazmente toda una serie de generaciones.

* * *

Cada número del periódico tendrá un volumen aproxima do de uno o dos pliegos de imprenta.

Dadas las condiciones de la prensa clandestina rusa, no se fija de antemano la fecha de aparición.

Se nos ha prometido: la colaboración de varios representantes destacados de la socialdemocracia internacional, la participación más inmediata del grupo Emancipación del Trabajo (G. V. Plejánov, P. B. Axelrod, V. I. Zasúlich) y el apoyo de varias organizaciones del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, así como de diversos grupos de socialdemócratas rusos.

Escrito en agosto, después del 23 (5 de septiembre) de 1900

Publicado en 1900 en una hoja editada porIskra

Se publica según el texto de la hoja


Notas de la edición:

137 Grupo de Autoemancipación de la Clase Obrera: pequeño grupo de “economistas” que surgió en Petersburgo en el otoño de 1898 y existió algunos meses. El grupo lanzó un manifiesto en el que expuso sus objetivos, publicó sus estatutos y varias proclamas dirigidas a los obreros.

138 Marxismo “legal”: corriente sociopolítica surgida en Rusia en los años 90 del siglo pasado entre los intelectuales burgueses liberales. Stuve, Bulgákov, Tugán-Baranovski y otros, declarándose partidarios de Marx, tomaron de su doctrina únicamente la teoría dde la sustitución inevitable de la formación socioeconómica feudal con la capitalista, rechazando por completo el “alma revolucionaria” del marxismo: la doctrina que proclama el hundimiento ineluctable del capitalismo, la revolución socialista. Los “marxistas legales” criticaban en la prensa legal a los populistas que negaban la ineluctabilidad del desarrollo del capitalismo en Rusia, y alababan el régimen capitalista. Posteriormente los “marxistas legales” se hicieron enemigos del marxismo y militantes del burgués Partido Democráta Constitucionalista.


Extraído de Obras Completas de Lenin.

Editorial Progreso. Traducción al Español.

Tomo 4

Digitalizado por Referencia Comunista


Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: